Este concurso tiene como objetivo rescatar la tradición de la percusión cubana, caracterizada por los sonidos africanos que sellaron nuestra música. Es abierta a todos los intérpretes y premia a los mejores por un selecto jurado, integrado por grandes maestros de la percusión cubana.